lunes, 14 de marzo de 2011

Podía llover alegría...

Y no tanto dolor.
Ganas dan de no ir a la Junta... ¡Ays!



(Menos mal que está la Música)

3 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Ánimo Nusita, que llueva esperanza y límpie todo el dolor. En estos momentos de sufrimiento en Japón o en Libia, se me encoge el corazón.
La música siempre ayuda, es cierto.
Besito.

Nusa dijo...

Gracias, amiga Natalí. Levantemos nuestra copa de esperanza y brindemos por esas personas que lo pasan mal. Beso, linda :)

Bur dijo...

la musica ese lengua que no conoce fronteras
un beso