domingo, 5 de octubre de 2008

La carta

Querido ex amor, ex churri, ex amorcito, ex tesorito:

Perdona que haya roto la promesa de silencio que nos dimos hace más de dos años. Pero es que ha pasado algo terrible. Verás, estoy muy asustada:
Hoy he despertado pensando en ti. Me ha embargado la añoranza y he tenido que hacer grandes esfuerzos para no abrir los cajones repletos de tus recuerdos.

Ha sido un gran esfuerzo, ex amor. Era como si las cartas y los libros chillaran desde los cajones diciendo "¡ábreme, reléeme, sólo son recuerdos!", tentándome todo el día.
Todo el mundo sabe que, tras el tiempo que ha pasado desde nuestra ruptura, esto no debería pasar. Por eso estoy asustada, ex amor. Todo el día dando vueltas por nuestra ex casa, tapándome los oídos y los ojos, ex amor...

Te escribo para preguntarte si, tan amante de los conjuros como eras, no olvidaste deshacer el conjuro que al principio me aplicaste para tenerme así. Si es así, ex amor, te ruego lo deshagas. Y, si no lo es, ex amor, te ruego que hagas uno para liberarme de estos confusos sueños.

Espero que todo te vaya bien, ex amor, que haya orden y paz en tu vida. Yo sigo bien. Todo está en su sitio, ordenado. Si no fuera por sueños como el de hoy, todo iría mejor, ex amor. Pero quizá esto será también el precio a pagar por el amor que un día disfrutamos.

Sin más, ex amor, se despide de ti:

Nusa.

2 comentarios: